Si ayer hacía honor a un hábito típico de los fines de año, el recapitular lo acontecido, hoy haré lo propio con un clásico de los principios de año: la lista de propósitos y buenas intenciones.
Por desgracia, asuntos mundanos y otros desvelos ocupan buena parte de mi lista. Pero como en esta bitácora no hablo de esos quebrantos, si me lo permiten los dejaré a un lado para hablar de mis propósitos literarios y escribirlos aquí, aunque sea en arena y con la marea alta muy cerca:

Lectura:

Cerré el año pasado con 38 libros en mi haber, y una pila enorme de libros en el debe. Mi propósito para el 2012 es leer al menos un libro por semana. 52 libros, en total, arriba o abajo. No es una cantidad muy allá, es cierto, pero no está mal; el caso es ver cómo la pila mengua.

Escritura

Primer propósito: continuar con este blog, a un ritmo de una o dos entradas por semana.
Segundo, y más importante: acabar con la reescritura de Sombras y Ceniza, mi novela en ciernes ad eternum. De hecho, este es el propósito, con mayúsculas. El RETO. Para que conste, y porque me apetece, les detallo aquí el guión del proceso de reescritura en el que estoy embarcado:

  1. Reescritura, escena a escena, de cada una de las cuatro líneas narrativasi, hasta llegar al primer borrador.
  2. Revisión final de la escaleta de escenas, y en consecuencia, componer los capítulos (esto es, agrupar las escenas en capítulos).
  3. Reescritura, capítulo a capítulo, del primer borrador hasta el segundo.
  4. Descanso / desintoxicación de la historia, y en dicho ínterin, entregar el segundo borrador a los lectores cero (si para ese entonces habré conseguido engañar a alguien para que acceda a leerlo, es una incógnita).
  5. Reescritura final del segundo borrador, ayudado por una nueva lectura y la retroalimentación de los lectores cero.
  6. Revisión final de coherencia, estilo y caza de erratas.
  7. Iteración del punto n.º 6 hasta alcanzar la satisfacción (o el agotamiento) del autor.

Actualmente me encuentro en el primer punto (¿a que no se lo imaginaban?). De las cien escenas que pueblan la escaleta de la novela, 16 de ellas están reescritas, y el resto son versiones “beta” (entiéndase: horrores que hacen daño a la vista). Ya dije en la anterior entrada que cuándo terminaré no me parece tan relevante en relación al cómo.
Naturalmente, una vez terminada, el siguiente RETO será publicarla. Pero de eso, y de mis planes a ese particular (léase: entelequias y demás esperanzas vanas), ya me explayaré a su debido momento.
En cualquier caso, ya veremos, que dijo un ciego.

Ah, y ya puestos: feliz 2012 a todos :).

© de la foto: Zen.

Notas:
  1. Me refiero a la serie de escenas protagonizadas por cada uno de los PoV []

Entradas relacionadas:

Tagged with:
 

Comments are closed.